viernes, 13 de junio de 2014

Cementerio Inglés de Málaga (1830), el primero de España

               
                                         Av. Príes, 1, 29016 Málaga, España+34 952 22 35 52

En el pasado morir en España, si no eras católico, podía ser terrible. El  procedimiento en Málaga consistía en ser enterrado en la arena de la playa en posición vertical, en plena noche; el cuerpo podía ser arrastrado por las olas y podía  emerger en cualquier sitio.

Esto sucedió hasta 1824 cuando William Mark fue nombrado cónsul británico en Málaga, donde había una colonia de compatriotas importante debido al apogeo comercial e industrial de la época.

En 1829, tras superar múltiples inconvenientes, en un terreno de propiedad municipal desde el que se contemplaba el mar, se trazó un espacio que fue el origen del Cementerio Inglés de Málaga, el primero de España, gracias a la Real Orden de Fernando VII (1830).

Una de las primeras tumbas que albergó el cementerio fue la Robert Boyd, un joven irlandés liberal que acompañó a Torrijos, fusilado en 1831 en las playas de San Andrés. Además, están enterrados el ilustre poeta español Jorge Guillén por decisión propia, el británico Gerald Brenan y su esposa, la escritora Gamel Woolsey; así como los famosos marinos alemanes fallecidos en el naufragio en las costas malagueñas de la fragata Gneiseau (1900); el médico Joseph Noble  en 1861, en cuya memoria se fundó el Hospital Noble para marineros y pescadores de la ciudad. También se encuentra aquí, Majorie Grice Hutchinson, quien apoyó este cementerio, autora de  The English Cementery at Málaga, (1964), Malaga Farm, (1956), etc.  Quizás la tumba más emotiva es la de un bebé de un mes que reposa bajo el epitafio doloroso de sus padres: «... ce que vivent les violettes» (lo que viven las violetas). 



Y son muy interesantes las tumbas cubiertas con conchas, estas se han asociado frecuentemente a la prosperidad. La concha es uno de los símbolos de la buena suerte del budismo, utilizado como emblema de viaje próspero (Beaumont, 1949). Ese es el motivo también de que se haya utilizado a menudo como adorno, ofrenda mortuoria o amuleto. Este sentido positivo proviene de la vinculación de la concha con las aguas, como fuente de fertilidad. El mito del nacimiento de Afrodita de una concha tiene una evidente conexión (Eliade, 1952).



Fuentes bibliográficas
Grice Hutchinson, M. (1964). The English Cementery at Málaga. Málaga: Edición de la autora.
Marchant Rivera, A. (2014). Estudios sobre el cementerio inglés de Málaga. Málaga: UMA.
http://www.cementerioinglesmalaga.org/es/introduccion/

 https://buleria.unileon.es/…/1609/06.Poniendo_en_claro1.pdf…

No hay comentarios:

Publicar un comentario